PETIT COLÓN: Cuentan que así comenzó la historia

Dicen que las historias se cuentan desde el principio. Por eso, buscamos en aquellos inicios de lo que fue una de las más icónicas confiterías de nuestra ciudad para conocer algo más sobre ella.
PETIT COLON VIEJISIMA

Dicen que las historias se cuentan desde el principio. Por eso, buscamos en aquellos inicios de lo que fue una de las más icónicas confiterías de nuestra ciudad para conocer algo más sobre ella. Una historia que se remonta a las primeras décadas del Siglo XX y que intentaremos contar a ustedes.

La historia del Petit Colón fue ni más ni menos que una historia de inmigrantes con ganas de trabajar y ambiciones de crecer y ser alguien en la tierra que los recibió.

Mientras el mundo se asombraba del descubrimiento de la tumba de Tutankamon (y de su maldición, por cierto), y en la India, Mahatma Ghandi era condenado a prisión, en Argentina eran tiempos de gobierno radical, con Hipólito Yrigoyen a la cabeza. Rafael Núñez asumía la gobernación de Córdoba y Alta Gracia tenía como intendente a Enrique Dalinger.

En este contexto hay que ubicar el nacimiento del Petit Colón.

La Villa de Alta Gracia estaba creciendo pese a los vaivenes propios de la época. El Sierras Hotel dejaba en claro que en Argentina había clases sociales bien diferenciadas, y nuestra incipiente ciudad recibía ejemplos de ello todos los días.

Pero el Sierras Hotel también fue una importante fuente de trabajo para los vecinos. 
Y allí trabajaban entre muchos otros, Daniel Fidalgo y Francisco Martín. Españoles ellos llegados hacía unos a estas tierras.

Daniel Fidalgo cumplía funciones en la despensa del hotel primero y más tarde llegó a ser maitre. Francisco Martín realizaba tareas varias y en ese ámbito surgió una amistad que se convirtió en mancomunión de ideas y en un sueño compartido.
Quien nos cuenta la historia de aquellos orígenes del Petit Colón es Néstor Fidalgo.

Daniel Fidalgo (tío de Néstor) y Francisco Martín (abuelo materno de Néstor) un día -audaces como eran- decidieron independizarse, juntos tenían un proyecto y llevaron adelante su emprendimiento. Fue así como, en 1920, nació el Petit Colón. En la tradicional esquina donde estuvo emplazado hasta su desaparición hace algunos años. Esquina que hacían las calles que por aquel entonces se llamaban Rafael Lozada y Comercio (hoy Avenida Belgrano y Belisario Roldán).

PETIT COLON VIEJISIMA

Daniel Fidalgo queda solo

Daniel y Francisco fueron socios en ese emprendimiento, pero después Martín, que era muy inquieto y siempre buscaba nuevos horizontes, abrió un bar en Santa Rosa de Calamuchita y le dejó el bar a Daniel Fidalgo quien lo siguió administrando.

Comenzó allí su primer gran momento de auge. La confitería era lugar obligado de reunión para los parroquianos, y además supo imprimirle un sello bohemio muy especial, mezcla de vino, naipe, billar y tango.
El Petit abrió como una gran confitería en esa esquina emblemática de Alta Gracia. Pero fue mucho más que eso.

“Entrando por la puerta de la esquina, y yendo hacia la izquierda del salón había un mostrador grande tipo almacén donde vendían café y fiambres de muy buena calidad. Era casi un almacén de ramos generales con productos más que garantizados en cuanto a su calidad de elaboración”. Así nos sigue contando Néstor Fidalgo, apelando a sus recuerdos de niños.

PETIT FOTO 2-compressed

Entre esos productos, se vendía por peso el “Café Delia” (ya vamos a conocer por qué se llamaba de esa manera. Se entregaba en unas bolsitas con el nombre del producto y una receta especial para que la bebida terminara siendo un verdadero elixir Todavía quedan en algún cajón algunas de estas bolsitas de un papel muy especial, que luego de contener el café conservaban el aroma durante mucho tiempo.

Tiempos de billar

Más tarde, agregaron al salón mesas de billar donde se jugaba a la carambola y al casín. Fueron famosos los certámenes que tenían como escenario al Petit Colón, con importantes premios y gran participación de aficionados al taco y a la tiza.

Pero Néstor tiene más recuerdos: “Al final del salón había una escalera que llevaba a un balcón donde solía tocar una orquesta. Años después, en lo que hoy sería el piso superior del Banco Nación, estuvo el famoso Salón de los Espejos. Ese lugar fue el escenario de fiestas de gala que reunían a lo más importante de la ciudad, sobre todo en épocas de carnaval”.

AFICHE PETIT COLON

Pero detengámonos aquí. En el Petit Colón, el tango acunó sones durante aquellos primeros años de vida. 
Tocaron en su salón muchas orquestas que le dieron brillo a sus noches. Como por ejemplo la Orquesta Herco cuyos integrantes compusieron el tango “Petit Colón” en su  honor.

Como si esto no alcanzara para ser conocido, en una de sus varias visitas a Córdoba, en el Petit Colón llegó a cantar un tal Carlos Gardel..

Años más tarde, una de sus paredes dejaba ver una foto del gran boxeador César Brión, autografiada por el propio pugilista en ocasión de visitar la confitería a principios de los años cincuenta.

 Mucho más que socios

La familia Fidalgo llegó a principios del siglo pasado, de Galicia. Más concretamente de un pueblito muy chico llamado Regadas de la zona de Orense. Era un matrimonio con tres hijos varones (Fidel, Daniel y Antonino) y una hija mujer.

PETIT FOTO 3-compressed

Danel Fidalgo y Francisco Martín eran mucho más que amigos. Francisco era bastante más grande que Daniel y tenía una hija: Isolina. Total que Daniel e Isolina se enamoraron y se casaron. Definitivamente lo de Fidalgo y Martín fue mucho más que una sociedad comercial.

Daniel e Isolina tuvieron una única hija, llamada Delia. (¿vieron? de ahí el nombre del café). Ella siempre vivió en la cortada donde comienza la calle Chile. Delia más tarde se casó con Rodríguez Ares y tuvieron dos hijos: “Cachito” Rodríguez Fidalgo y “Chuchi” Rodríguez Ares.

Años después, Daniel Fidalgo vendió el negocio. Fueron varios los dueños que tuvo el Petit Colón hasta finales de los noventa. Pero eso forma parte de otro segmento de su rica historia, que seguramente pronto contaremos.

CERAMICOS PETIT COLON-compressed

Te puede interesar

Newsletter