La tierna historia de Leónidas

Toda foto tiene su historia, y cuando en una imagen se reúnen elementos tan particulares, mucho más.

La historia detrás de una foto 04 de noviembre de 2020 juan carlos juan carlos
PEPE Y LEONIDAS (MARIA ESTHER SOLLA)

Toda foto tiene su historia, y cuando en una imagen se reúnen elementos tan particulares, mucho más.

Leónidas era un cachorro de puma. Quien lo sostiene cariñosamente en brazos no es otro que nuestro querido y siempre recordado Pepe Der Ohanessián (¿quién lo diría, no?). La foto nos la pasó nuestra amiga María Esther Solla y nos contó su historia:

" A mi hermano Carlos le encantaba el campo, y en una de sus salidas encontró una puma muerta y un cachorro vivo!!! Lo trajo a casa y lo alimentábamos con mamadera!!!! Pepe pasaba casi diariamente a visitar a Leonidas!!!!", nos narra María Esther.

Pero como si el hecho de tener en una foto a un cachorro de puma criado en la ciudad, junto a nuestro querido Pepe fuera poco, la foto también encierra otro retazo de historia de Alta Gracia. En este caso, en el ámbito deportivo:

"Justo detrás de Leónidas se ve el edificio que era la sede del Club Defensores del Alto. Estaba en la calle Carusso (actualmente Alem) esq. San Lorenzo. Es la edificación que se ve exactamente detrás de Leonidas!!!! El club fue demolido hace muchísimos años!!!! Y actualmente hay una hermosa casa... que cambia de color según las distintas épocas del año!!!!", nos contó María Esther dando detalles de la fotografía.

PEPE Y LEONIDAS (MARIA ESTHER SOLLA)

Lo más visto
YACO BIJMAN-compressed (2)

Recordando al querido Yaco Bijman

juan carlos
Cosas Nuestras 28 de marzo de 2024

Allá por fines de 2018, Cosas Nuestras dialogó durante un buen rato con Yaco. Eso se convirtió en nota que apareció en nuestra edición papel. Hoy, la rescatamos a modo de homenaje a quien nos dejó a sus 92 años.

15032728_1166822960074106_3132110145777579838_n

Tranquilos... ¡Esto es un asalto!

juan carlos
Cosas Nuestras El sábado

Hace unos días me encontré casi de casualidad con un amigo de otros tiempos (y de siempre, porque los amigos son de siempre) y me dijo: “escribite algo de los asaltos”.