CUENTAN QUE EL CASAMIENTO DURÓ 3 DÍAS...

Curiosidades 30 de abril de 2022 Por juan carlos
Fue a finales de los años cincuenta, tal vez con los sesenta amaneciendo. El escenario, el histórico barrio Norte y los protagonistas dos novios y toda su comitiva de familiares y amigos.
WhatsApp Image 2022-03-14 at 18-compressed

Fue a finales de los años cincuenta, tal vez con los sesenta amaneciendo. El escenario, el histórico barrio Norte y los protagonistas dos novios y toda su comitiva de familiares y amigos.

La historia nos la acercó Carlos, un lector de Cosas Nuestras, hasta hace poco vecino de Alta Gracia, y nos pareció lo suficientemente simpática como para compartirla con todos nuestros seguidores.

“Fue el casamiento de mis padres, y se hizo en la casa de la familia Chacoma, en la esquina de Prudencio Bustos y Bolivia”, comienza contando.

La historia cuenta que la novia tenía un nombre que para la Iglesia, “no cuadraba”. Por ello, el Padre Domingo Viera quien fue quien los casó, decidió hacer una proclama otorgándole el nombre de Yolanda Raquel. La otra mitad de la naranja se llamaba Carlos Alberto Pérez. Pero en el pueblo, para todos era simplemente “Pocho”.

Por un lado o por otro, los casamenteros estaban relacionados con familias de raigrambre popular en la ciudad (uno de ellos, por ejemplo, fue el primer colchonero que hubo en Alta Gracia, sin ir más lejos).

Total, que Yolanda y Pocho, decidieron unir sus vidas para siempre.

WhatsApp Image 2022-03-14 at 18-compressed (2)

Fue allá por 1956 o 1957 (las fechas concretas se perdieron con el tiempo). Entre los concurrentes estuvo un hombre de apellido Quiroga, dueño de una fábrica de pastas. También estuvieron los Torres. Cuentan que uno de ellos estaba enamoradísimo de Yolanda, que nunca le correspondió. Así y todo, fue a su boda como si nada hubiera sucedido...

Pero Carlos, que sabe la historia por lo que le contaron sus padres, cuenta que no fue una fiesta como cualquier otra. 

WhatsApp Image 2022-03-14 at 18-compressed (1)

“¡La joda duró tres días!. Me contaban que la gente por ahí se iba a dormir un ratito, y volvía para seguir la caravana”. Cuentan que fue tan grande esa fiesta que el barrio estuvo revolucionado todos esos días, y que la música se dejaba escuchar a toda hora.

Historias, historias que nutren a la historia de la ciudad...

Te puede interesar

Newsletter

Te puede interesar